The Grateful Dead – Shake’s Picks 5: University Of Reno, Nevada, 5/12/1974

Cover 1

Bienvenidos a una nueva entrega de Shake’s Picks. En este quinto volumen vamos a profundizar en uno de los años más apreciados de toda la carrera de los Grateful Dead: 1974. Musicalmente el 74 fue un año fascinante que supuso la culminación del sonido más jazzístico y experimental de los Dead en formación de quinteto que describimos el mes pasado al hablar de 1973, pero también es recordado como uno de los períodos más excesivos de toda su historia. Al pensar en 1974, la imaginación de un deadhead inmediatamente conjura visiones de enormes conciertos en estadios que se alargaban durante cuatro o cinco horas, versiones de “Playin’ In The Band” de más de 30 minutos, y los cacofónicos interludios electrónicos de Seastones con los que Phil Lesh y Ned Lagin sacudían al público entre sets de los Dead. Pero si hay un elemento que brilla por encima de los demás como la gran metáfora de los excesos de 1974 ese es sin duda el legendario Wall Of Sound.

Sigue leyendo

“Saint Steveeeeen!!!”

StStephenIconForWeb

La fecha es el lunes 10 de diciembre de 1983. Estamos en Madison Square Garden. Es el primero de dos conciertos que los Grateful Dead van a dar en el mítico recinto neoyorquino y la banda está a medio camino del segundo set de la noche. Después del habitual solo de batería el grupo se ha lanzado, como de costumbre, a la cacofónica exploración sónica que sus fans denominan “Space”. Algo más de diez minutos después del comienzo del tema, la banda rebaja el nivel de intensidad y Jerry García se da la vuelta y se dirige a la zona donde están sus amplificadores. Tras unos breves ajustes a su sonido, el guitarrista toca la misma nota dos veces seguidas. El auditorio enmudece. García se da la vuelta para encarar al público, sonríe, y continúa dibujando una melodía serpenteante muy familiar. Antes incluso de que el resto de la banda le siga, el tejado del Garden parece a punto de saltar por los aires ante la insólita explosión de júbilo de los miles de deadheads allí congregados. “Saint Stephen” ha vuelto.

Sigue leyendo