Hawkwind – Coded Languages: Live At Hammersmith Odeon, November 1982

Hawkwind Coded Languages

Uno de nuestros sellos de referencia, Esoteric Recordings, edita este mes el doble cd Coded Languages que recoge las grabaciones de Hawkwind en directo en el Hammersmith Odeon londinense en noviembre de 1982. A lo largo de los años, varios temas de estos conciertos han aparecido en distintos recopilatorios con un sonido bastante deficiente. Ahora, por primera vez, las grabaciones completas han sido remezcladas y reunidas en un único volumen.

Mucha gente opina que la mejor etapa de Hawkwind llegó a su fin a mediados de los setenta con su salida del sello United Artists y la expulsión de Lemmy, menospreciando por sistema todo lo que vino después como un mediocre epílogo a esa primera era dorada. Lo cierto es que, de la mano del guitarrista Dave Brock y el mesiánico cantante Robert Calvert, Hawkwind grabaron alguna de la música más original y perdurable de toda su carrera durante la segunda mitad de la década. Fueron años en los que la banda incorporó elementos del punk, la new wave, la proto electrónica y el heavy metal para dar una interesantísima vuelta de tuerca al inconfundible rock denso de inspiración intergaláctica que durante más de 40 años ha sido su santo y seña. Discos como Quark, Strangeness & Charm de 1977, PXR5 de 1979 o Levitation de 1980 (este ya sin Calvert pero con la inestimable presencia del gran Ginger Baker a los parches y el teclista de Gong Tim Blake) se cuentan entre lo mejor de su carrera y continúan siendo un enigma a descubrir para muchos fans que idolatran sus primeros discos pero se resisten a adentrarse más allá. [Un buen primer paso para introducirse en esta segunda etapa es el magnífico triple recopilatorio Spirit Of The Age: An Anthology 1976-1984, editado también por Esoteric en 2008.]

Este Coded Languages encuentra a Hawkwind presentando su decimotercer álbum, el notable Choose Your Masques, que a finales de 1982 se coló en el top 30 de ventas y les embarcó en una gira de 29 fechas a través del Reino Unido en la que el grupo telonero fue ni más ni menos que Barón Rojo. Por entonces, la formación de los Hawks incluía a Dave Brock, el guitarrista original Huw Lloyd-Langton, que tras su marcha en 1970 había regresado a la nave en 1980 y se mantendría a bordo durante casi una década, el bajista Harvey Bainbridge y el batería Martin Griffin. Esta gira también significó el inesperado regreso del inimitable saxofonista Nik Turner, uno de los miembros más emblemáticos de la banda y eterna némesis de Brock. El directo muestra al quinteto dejándose llevar en intensas lecturas de clásicos tanto de su primera etapa (“Brainstorm”, “Psychedelic Warlords”) como de la era Calvert (“Steppenwolf”) y explorando temas de factura reciente, con prácticamente la mitad del repertorio basado en Choose Your Masks. Además, cuenta con la aparición especial de su habitual colaborador el mítico escritor de ciencia ficción Michael Moorcock durante la inmortal “Sonic Attack”.

Un lanzamiento más que apetecible que hará las delicias de cualquier devoto de Hawkwind y quizá sirva para convencer al fan casual de que hay vida más allá del clásico Space Ritual. Ambas variantes debieran estar atentos a Shakin’ Street durante los próximos meses porque estamos planeando un extenso artículo que repasará la amplia y disparatada historia de estos demenciales pioneros de la psicodelia británica.

The Pretty Things: Entrevista exclusiva

Phil Dick

Estamos doblando la esquina de la avenida de Pedro Diez con la calle Cuclillo para llegar a Gruta 77 cuando, de repente, nos encontramos frente a frente con Dick Taylor. El septuagenario guitarrista y sus dos acompañantes pasan de largo y, tras unos segundos de incrédula perplejidad, echamos a correr para abordarle y preguntarle si le importaría concedernos una entrevista. Taylor asegura que no hay ningún problema y nos guía hasta un bar cercano donde, tras invitarnos a sentarnos a la mesa con él, procede a mostrarse sorprendentemente cercano, amable y comunicativo durante los más de treinta minutos que dura nuestra conversación, bromeando y exhibiendo una cercanía que transmite la sensación de estar charlando con un simpático parroquiano con el que coincides a menudo en la misma tasca y que siempre tiene buenas historias que contar.

Pero las historias de Dick Taylor no son las de cualquier parroquiano de bar. El hombre de 71 años que tenemos ante nosotros montó cierta banda junto a unos tales Mick Jagger y Keith Richards allá por 1960; banda que abandonó a finales de 1962, al poco de que adoptaran el nombre Rolling Stones, para montar su propio grupo, los Pretty Things, cuya imagen y actitud hacían que los Stones parecieran hermanitas de la caridad. Durante los siguientes seis años, Taylor y los Pretty Things abanderarían el sonido sucio y subversivo del rhythm & blues británico, serían pioneros en el desarrollo de la psicodelia con temas como “Defecting Grey”, a cuyo lado “Strawberry Fields Forever” o “See Emily Play” parecían inocentes canciones de cuna, y compondrían la primera ópera rock de la historia, S.F. Sorrow, un disco cuyos surcos Pete Townshend llegaría a desgastar de tanto escucharlo. Tras abandonar la banda en 1969, Taylor tuvo un importante rol en el desarrollo del rock underground británico al producir los primeros discos de bandas como Hawkwind o Cochise.

Durante parte de la entrevista también se nos une el carismático vocalista Phil May, que siguió tirando del carro de los Pretty Things tras la marcha de Taylor, llevándoles a grabar su segunda obra maestra consecutiva, Parachute, y guiándoles a través de una década de 1970 en la que se codearon con Led Zeppelin y se convirtieron en una influencia crucial para el movimiento punk antes de su separación en 1976. Pero pese a este papel decisivo en el desarrollo del rock and roll de los últimos 50 años, los Pretty Things nunca llegaron a tener el éxito que hubieran merecido, y mientras sus contemporáneos llenan estadios noche tras noche y ganan millones, Taylor y May llevan treinta años girando en una furgoneta por salas pequeñas con el cartel de “banda de culto” a cuestas. Una circunstancia que, a la larga, probablemente haya demostrado ser un aliciente para los Pretties, que no muestran ni un ápice de la inaccesibilidad, la grandilocuencia y la arrogancia que suele caracterizar a las estrellas del rock. Resulta cuanto menos sorprendente conocer a dos tipos que, con semejante pedigrí, tengan los pies tan en el suelo y derrochen tal simpatía y afabilidad en el trato como Dick Taylor y Phil May. Damas y caballeros: The Pretty Things.

Sigue leyendo

Beware of Mr. Baker

Beware-Of-Mr-Baker

Beware of Mr. Baker es un documental acerca del legendario batería Ginger Baker. Su director, Jay Bulger, convivió una temporada con Baker para escribir un artículo que le valió su trabajo como redactor de la revista Rolling Stone, y dos años después regresó para rodar este Beware of Mr. Baker, que toma prestado su título de un cartel que adorna la verja de entrada a la finca del batería en Sudáfrica, donde vive junto a su cuarta esposa, sus perros y sus caballos.

El documental establece un recorrido cronológico a través de la vida y la trayectoria de Baker, combinando metraje de archivo muy interesante con imágenes de su vida actual. El propio batería actúa como narrador de su historia mediante una serie de entrevistas que le muestran tumbado en la butaca de su salón con un cigarrillo perpetuamente encajado entre sus dedos. Sus intervenciones se complementan con testimonios de familiares, colaboradores de su carrera musical, y un sorprendente elenco de músicos que configuran el quién es quién de la historia de la batería de rock and roll (Charlie Watts, Mickey Hart, Nick Mason, Bill Ward, Neil Peart, Stewart Copeland, Chad Smith…) El empleo de recursos como animaciones, montajes con fotos y secuencias a pantalla partida aportan un aspecto visual muy atractivo y bastante poco común para una cinta de estas características.

Sigue leyendo