Phil Ryan (1946-2016) Repost – Man: Regreso al Futuro

Phil Ryan

Ayer me apenó mucho enterarme del fallecimiento de Phil Ryan, teclista de una de nuestras bandas de cabecera en Shakin’ Street, los galeses Man, y único miembro clásico que seguía al frente del grupo en la actualidad junto con el bajista Martin Ace. A modo de homenaje he decidido recuperar este artículo que escribí hace ya dos años acerca del período 1972-1973 de la banda, que justo coincide con la primera estancia de Phil Ryan entre sus filas, y durante el cual Man facturaron alguna de la mejor música psicodélica europea de principios de los setenta.

Hasta siempre, Phil.

Sigue leyendo

Anuncios

Help Yourself – Reaffirmation: An Anthology 1971-1973

Reaffirmation

Entre los años que separaron el final del boom psicodélico de la segunda mitad de los sesenta y la explosión del glam rock a principios de los setenta, la gran mayoría de bandas británicas optaron por seguir dos caminos, o bien lanzándose a los excesos del rock progresivo o abrazando el hard blues zeppeliano de pelo en pecho; pero a menudo olvidamos que un gran número de grupos afrontaron el fin de década protagonizando un retorno a las raíces. Muchos de estos artistas buscaron inspiración en la tradición de su propia tierra, dando origen al sonido folk rock británico, pero algunos otros fijaron su mirada al otro lado del Atlántico, utilizando como modelo a combos como Buffalo Springfield, The Band o los Grateful Dead, que habían elegido imbuir su música de un marcado aroma tradicional norteamericano.

Hablamos de bandas como Brinsley Schwarz, Starry Eyed & Laughing o Cochise, que con su asimilación de los sonidos de la Costa Oeste de Estados Unidos pasados por un filtro típicamente inglés sentaron las bases de la escena pub rock, que en sus inicios designaba no a un estilo musical en concreto sino, como su nombre indica, a una serie de grupos unidos por el hecho de que, en contraste con los Deep Purple y Pink Floyds de la época que llenaban pabellones y estadios, se veían confinados a tocar en locales de aforo reducido. Una escena que sentaría las bases para la explosión punk de unos años después, cuando todo lo que oliera mínimamente a rock de estadio sería condenado al ostracismo.

Una de las bandas más especiales y a la vez más olvidadas de esta época fue Help Yourself, a la que el sello Esoteric Recordings acaba de dedicar un suculento doble cd recopilatorio que, bajo el título Reaffirmation: An Anthology 1971-1973, recoge algunos de los momentos más destacados de su corta pero impecable discografía. Una buena excusa para sumergirnos en la historia de una banda que no llegó tan lejos como su talento hubiera merecido.

Sigue leyendo

Man: Regreso al futuro (1972-1973)

Micky

Man se encontraban en el mejor momento de su carrera en la primavera de 1972. En noviembre del año anterior habían publicado su mejor disco hasta la fecha, Do You Like It Here Now, Are You Settling In? que les había granjeado las alabanzas de la prensa musical, y se habían sobrepuesto a la marcha del teclista Clive John (Clint para los amigos) a principios de año, emergiendo del revés con energías renovadas y una formación que probablemente sea la más icónica de toda su carrera. Prescindiendo de teclados, el ahora cuarteto formado por las guitarras del diminuto mago de las seis cuerdas Micky Jones y el cowboy Deke Leonard, y la abrumadora base rítmica integrada por ese inclasificable personaje, cruce entre Keith Moon y el Dalai Lama, llamado Martin Ace al bajo y el infatigablemente preciso batería Terry Williams, era una de las bandas psicodélicas más espectaculares e inclasificables de toda Europa.

Su iridiscente poderío sobre un escenario quedó reflejado en su participación en el doble álbum Greasy Truckers Party, crónica de un concierto benéfico en el Roundhouse londinense junto a Hawkwind y Brinsley Schwarz, que se abría con un lisérgico viaje de más de 20 minutos a través de su tema más emblemático “Spunk Rock”, así como en el apabullante directo Live at the Padget Rooms, Penarth, registrado en el mes de abril en su Gales natal. Editada en septiembre, la limitada tirada de 8000 copias de Padget Rooms se agotó en una semana, presagiando un futuro triunfal para Man. Pero para entonces, siguiendo una tradición aparentemente grabada en su ADN, la banda había implosionado, y tras urdirse las conspiraciones y rodar las cabezas, a través del humo de la batalla había surgido una formación totalmente nueva.

Sigue leyendo