Chris Robinson Brotherhood – Sala But, Madrid, 10/3/2016

Olivia 1

Hace ya camino de cuatro años que Big Moon Ritual, excelsa declaración de intenciones de Chris Robinson Brotherhood en formato de doble LP, cayó en mis manos. Desde entonces, la hermandad del otrora cantante de los Black Crowes (para un servidor probablemente la última gran banda clásica de la historia del rock and roll) se convirtió en mi grupo actual de cabecera y verles en directo pasó a ser una de mis principales prioridades vitales.

Con los Brotherhood, el mayor de los Robinson rebajó los decibelios de su banda madre y, amparado por sospechosos habituales como su compañero en los Crowes Adam MacDougall, el bajista de los Burning Tree de Marc Ford Muddy Dutton y el enorme Neal Casal, se zambulló de lleno en el sonido cósmico americano; ese que bebe a partes iguales de Buck Owens, Sun Ra, Jerry García y George Clinton.

En Shakin’ Street hemos seguido de cerca las aventuras en directo de Chris y sus compinches, fieles adeptos a la filosofía jam band de pantagruélicos conciertos caracterizados por imprevisibles excursiones improvisativas y repertorios radicalmente distintos cada noche, y no pudimos sino sentir un escalofrío cuando, hace unos meses, se confirmó que, finalmente, la caravana psicodélica de CRB recalaría en Madrid el 10 de marzo dentro del marco de su primera gira europea.

Sigue leyendo

Fare Thee Well Santa Clara

Rainbow

Por fin llegó el día. Tras meses de espera, nervios y especulación la madrugada del domingo nos reunimos en torno a un proyector para ver cómo los cuatro miembros supervivientes de los Grateful Dead volvían a subirse juntos a un escenario para el primero de una serie de cinco conciertos con los que aparentemente pondrán el punto y final definitivo a ese extraño viaje en el que llevan embarcados medio siglo.

Poco importaban los más de nueve mil kilómetros que nos separaban de Santa Clara y las nueve horas de diferencia horaria entre España y California. Cuando Phil Lesh, Bob Weir, Bill Kreutzmann y Mickey Hart aparecieron en la pantalla cerca de las cuatro y media de la mañana acompañados de Trey Anastasio, Bruce Hornsby y Jeff Chimenti automáticamente nos convertimos en otro más de los aproximadamente 80.000 deadheads que abarrotaban el Levi’s Stadium a unas soleadas siete de la tarde.

Sigue leyendo

Radio Birdman – Sala Arena, Madrid, 19/6/2015: Crónica y entrevista exclusiva

Rob Deniz

Entramos a la sala Arena (o Heineken, o Marco Aldany, o como quiera que se llame este mes) por la puerta de atrás y encontramos a un puñado de técnicos trabajando para ponerlo todo a punto sobre el escenario, tras el cual ya reina imponente ese indistinguible logo de inspiración aeronaval y puntiagudas aristas que dispara fantasías de guitarras afiladas con la precisión de un reloj suizo en la mente de cualquier amante de los sonidos más abrasivos facturados en nuestras antípodas. Las noticias no son del todo alentadoras: parece ser que la prueba de sonido va con retraso y que la rigidez de los horarios de la sala hace que nuestra entrevista peligre pero finalmente, tras una rápida gestión, se nos informa de que disponemos de 15 minutos con Radio Birdman.

Seguimos al Indio, buen amigo y organizador del concierto, a través de las escaleras que conducen a la puerta del camerino y, una vez ahí, nos encontramos frente a frente con tres auténticas leyendas vivas del rock and roll más salvaje y underground: ni más ni menos que Deniz Tek, Rob Younger y Jim Dickson.

Sigue leyendo

The Flamin’ Groovies – Teatro Barceló, Madrid, 11/6/2015

Flamin' Groovies 16

Érase una vez, en el San Francisco de la segunda mitad de los sesenta, una banda llamada The Flamin’ Groovies que, al contrario que el resto de sus paisanos, inmersos en el sonido psicodélico inspirado por la experimentación con LSD, gustaban de ponerse hasta arriba de anfetaminas y practicar furioso rhythm and blues acelerado. En un paisaje marcado por las largas jams instrumentales, sus versiones de Little Richard y sus riffs de guitarra extraídos del manual de estilo de Chuck Berry irremediablemente les convirtieron en los bichos raros de la escena, pero los Groovies encontraron su lugar durante un viaje por el medio oeste en 1969.

Sigue leyendo