Top 5 – Phish-o-ween

Hoy se cumple un mes del ya clásico set de Kasvot Växt que Phish se sacaron de la manga para su show de Halloween de este año, inventándose un grupo ficticio de disco-prog escandinavo de los setenta, componiendo un disco entero a su estilo y extendiendo un bulo por la red para hacer creer que estaban versionando a una banda real.

En su día ya dimos buena cuenta de todos los detalles de tan imprevisible noche y hoy, coincidiendo con el final de noviembre, el que quizá sea el mes Phish por excelencia del año (evidencia nº1: esta epopeya de 57 minutos a partir de “Runaway Jim” que se sacaron del sombrero hace exactamente 21 años, el 30 de noviembre de 1997, en el Worcester Center), echamos la vista atrás para recordar 5 de los mejores conciertos de Halloween con los que los cuatro fantásticos de Vermont han dado inicio al penúltimo mes del año “disfrazándose” de algunos de sus ídolos musicales.

Come waste your time with me…

1. White Album (1994)

Todo comenzó hace 24 años, cuando Phish preguntaron a sus fans a través de internet qué disco completo les gustaría que interpretaran en su show del 31 de octubre en el Glen Falls Civic Center. El clásico doble disco blanco de los Beatles fue el claro vencedor (con el también beatleiano Sgt. Pepper’s quedando en segundo puesto) y, obedeciendo la voluntad de los seguidores, Anastasio, Fishman, Gordon y McConnell procedieron a aprenderse las 28 canciones que componen la kaleidoscópica obra maestra de los de Liverpool. Fue el inicio de una práctica que se convertiría en una tradición de Halloween no sólo para Phish, sino para infinidad de jam bands que empezaron a imitarles en los años posteriores, vistiendo distintos musical costumes para celebrar la noche de difuntos.

Musicalmente, Phish no se separan mucho de los temas originales (aunque hay varios momentos que se salen de la norma, como la jam a partir de “Cry, Baby Cry” o un deliberadamente atonal “Helter Skelter”) pero no deja de resultar impresionante que fueran capaces de interpretar un álbum que se mueve entre tantos géneros y es tan rico en detalles como el White Album con tan solo cuatro instrumentos, y más aún teniendo en cuenta el poco tiempo que tuvieron para prepararlo, con un mes de octubre en el que ofrecieron 20 conciertos.

Esta grabación incluye el set de versiones completo (que, como sigue siendo costumbre a día de hoy, fue sólo el segundo de tres que tocaron esa noche, rodeado de otros dos con temas propios) y tiene el dudoso mérito de ser probablemente uno de los únicos vídeos de youtube en los que se puede ver a un tío completamente desnudo, cuando Jon Fishman se despoja de su vestido al final de “Revolution 9” para enseñar sus huevos peludos al respetable mientras se mueve hacia el backstage como una bailarina de ballet.

2. Quadrophenia (1995)

Un año después de tocar el White Album, Phish repitieron la hazaña con otro de los dobles LP’s clásicos de la historia del rock: Quadrophenia de los Who. Esta vez la elección se mantuvo en secreto hasta el último momento (una segunda encuesta online había dado como claro vencedor a Joe’s Garage de Frank Zappa, pero por algún motivo en esta ocasión la banda optó por no obedecer el criterio de los phisheads) con lo cual los afortunados asistentes al Rosemont Horizon de Illinois aquella noche no tenían ni idea de lo que les esperaba hasta que las luces se apagaron y el segundo set comenzó con el característico sonido de las olas del mar que da comienzo a la historia de Jimmy.

En esta ocasión, el cuarteto decidió contar con una sección de vientos para ser más fieles al disco original, lo cual hace que, al menos para mí, la escucha sea menos interesante. No cabe duda de que estar allí debió ser espectacular, pero los arreglos son tan similares a los de los Who que, personalmente, no veo ningún motivo para escuchar la versión de Phish pudiendo recurrir a la original. Además, como si de una reiteración de los problemas que plagaron la gira de 1973 en la que Pete Townshend y compañía intentaron interpretar el disco entero (y que describimos al detalle en su día en Shakin’ Street), el show adolece de algunos gazapos, como el “Helpless Dancer” en el que los cuatro músicos no parecen ponerse de acuerdo en el tempo o un “Bell Boy” en el que, exactamente igual que le pasaba a Keith Moon, Jon Fishman las pasa canutas para intentar sincronizar su voz con el resto de la banda. Aun así, estamos ante un show clásico que todo phan debiera escuchar al menos una vez en la vida.

[Nota: el de 1995 es el único de los cinco sets del que no existe grabación en vídeo, pero a cambio podéis escuchar el concierto completo en este enlace]

3. Remain in Light (1996)

Si hay un show de Halloween que destaca por encima de todos los demás, sin duda es este. Ya no por la propia interpretación, sino porque la polirritmia funk del clásico de Talking Heads abrió toda un nuevo camino para Phish, alumbrando la senda sónica que seguirían sus improvisaciones en los años posteriores, que dejarían de lado la furia guitarrística de 1993-95 para abrir paso a unas jams más minimalistas y pacientes, en las que los cuatro instrumentos interactuarían suavemente en igualdad de condiciones a partir de los grooves establecidos por el bajo de Mike Gordon y un Fishman menos explosivo y más monolítico.

El germen de todo ese sonido (que alcanzaría su máximo apogeo en la clásica gira “Phish destroys America” de otoño del 97) se encuentra en este infeccioso set en el que los de Vermont, acompañados de su amigo Karl Perazzo de la banda de Santana a la percusión, el trompetista Gary Gazaway y el saxofonista Dave Grippo, se mueven a través de los serpenteantes ritmos de uno de los grandes discos de la new wave, en el que las idiosincráticas composiciones de David Byrne se dieron la mano con las querencias afro-beat y ambient de Brian Eno y las texturas extraterrestres de Adrian Belew y que en su día fue uno de los LP’s predilectos de un joven Trey Anastasio para practicar sus incipientes habilidades guitarrísticas. Más de 20 años después, “Crosseyed and Painless” sigue siendo un clásico infaltable al menos una noche de cada tour de Phish.

4. Loaded (1998)

Según se aproximaba la noche del 31 de octubre de 1998 (el año anterior no había habido show de Halloween) el rumor se había extendido como la pólvora entre los phans: Phish iban a tocar Dark Side of the Moon de Pink Floyd. Qué sorpresa, entonces, al llegar al Thomas & Mack Center de Las Vegas y recibir un flyer en el que se explicaba que la elección de la noche era Loaded de la Velvet Underground. Loaded no sólo no era un estandarte de fumetas a lo largo y ancho del mundo como la epopeya floydiana, sino que también era, según la “sabiduría” popular, el disco menos cool de la Velvet – ni tan revolucionario como el primero, ni tan experimental como White Light/White Heatni tan mercurial como el tercero homónimo.

Sin embargo, las composiciones despreocupadamente pop de Lou Reed y Doug Yule que formaban el canto de cisne de los profetas de Nueva York ofrecieron a Phish una base a partir de la que dejarse llevar a su antojo, resultando en el que probablemente sea el set de Halloween más jameado hasta la fecha (¿quién se hubiera imaginado que semejante jam de puro ambient-funk pudiera surgir de “Lonesome Cowboy Bill”?). Mítico también es el tercer set de la noche, con una espeluznante jam a partir de “Wolfman’s Brother” que culminó casi una hora después con un “Ghost” en medio del cual Trey Anastasio se descolgó la guitarra y se marchó del escenario. Quién sabe a qué oscuro rincón de su mente le condujo el fantasma aquella noche, hasta el punto de empujarle a finalizar el concierto de manera tan abrupta…

Cabe destacar que, dos noches después del show de Halloween, coincidiendo con un concierto en Utah para el que no se habían vendido muchas entradas, ya que la mayoría de phans habían optado por viajar directamente desde Las Vegas hasta Colorado para el show del 4 de diciembre, Phish decidieron aprenderse Dark Side of the Moon en la prueba de sonido e interpretarlo entero esa noche dentro de “Harpua”. Un pequeño gran tirón de orejas a los phisheads para demostrar una vez más que cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento y ningún show es prescindible.

5. Exile On Main Street (2009)

Innumerables cosas tuvieron lugar entre los 11 años que separan este show de Halloween del anterior en 1998, y no todas ellas buenas. Phish se tomaron un descanso en 2000 para intentar pulir algunas aristas en su organización extra musical, que a finales de la década de los noventa estaba alcanzando proporciones realmente gargantuescas, pero a su regreso en 2002 no habían conseguido mejorar nada y todo había ido aún a peor, precipitando el desastroso “final” de la banda en el tristemente célebre festival de Coventry en 2004, tras el cual vinieron cinco años en los que parecía que el final de la historia de Phish había llegado de manera definitiva.

En diciembre de 2006, Trey Anastasio fue detenido en posesión de varias sustancias ilegales y se vio forzado a elegir entre la cárcel o la desintoxicación. Este en principio desafortunado hecho acabó resultando ser una bendición; un nuevo comienzo para Anastasio, que dejó de lado sus adicciones y reconectó con sus ex-compañeros de Phish, conduciendo al esperado regreso a los escenarios de la banda en marzo de 2009 y dando comienzo a lo que ya han sido casi 10 años de música brillante en lo que los phans denominan la era 3.0 de Phish. Y qué mejor manera de celebrar el regreso que con un festival de tres días para dar la bienvenida a noviembre, rebautizado desde ya como el mes del Pez. Uno de los puntos álgidos de las tres noches de ese Festival 8 llegó con el set de Halloween dedicado a uno de los mayores clásicos de la historia: Exile on Main Street de los Rolling Stones. No se puede describir la explosión de euforia que envuelve al público cuando Trey ataca el riff inicial de “Rocks Off”. Phish habían regresado por la puerta grande y, para celebrarlo, volvían a interpretar un doble LP capital, como en los viejos tiempos.

Y que así sea por muchos años más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s