Top 5: Plagios de Led Zeppelin

Led-Zeppelin1

Esta semana ha saltado la noticia de que un tribunal de Los Ángeles ha admitido una demanda que acusa a Led Zeppelin de plagio por la similitud entre la melodía inicial de “Stairway To Heaven” y la de “Taurus” de Spirit. Inmediatamente se ha provocado un gran revuelo en las redes sociales que no termino de entender porque el parecido entre ambas canciones se conoce desde hace décadas y el gusto de Page, Plant y compañía por apropiarse de lo ajeno lleva siendo vox pópuli desde los años setenta. De hecho esta ni siquiera es la primera querella de este tipo que se salda con la obligación de incluir a terceros en los créditos compositivos de los discos del cuarteto.

Homer Simpson se refirió a Jimmy Page en una ocasión como “el ladrón más grande de música negra norteamericana que haya pisado la Tierra”, pero lo cierto es que el bueno de Jimmy no se limitaba únicamente a sablear a los viejos maestros del blues, sino que cubrió todo el espectro musical de su época. Led Zeppelin son por derecho propio una de las bandas más grandes de la historia del rock pero desde luego nunca fueron una de las más éticas. He aquí cinco ejemplos de canciones que el grupo tomó prestadas de otros artistas a los que, por alguna extraña razón, se les pasó acreditar como autores.

1. “Dazed and Confused” – Jake Holmes, “Dazed and Confused”

En agosto de 1967 el cantautor norteamericano Jake Holmes abrió un concierto de los Yardbirds en Greenwich Village. Una de las canciones que Holmes interpretó esa noche fue “Dazed and Confused”, una oscura pieza que había incluido en su LP debut de ese mismo año The Above Ground Sound. Los Yardbirds quedaron tan impresionados por el tema que, según el batería Jim McCarthy, al día siguiente fueron a una tienda de discos para comprar el álbum de Holmes con la intención de aprenderse la canción e incluirla en su repertorio. Desde entonces la renombrada “I’m Confused” se convirtió en el gran vehículo para que Jimmy Page demostrara su virtuosismo en directo, y cuando los Yardbirds se disolvieron el guitarrista se llevó consigo el tema, que incluyó en el primer LP homónimo de Led Zeppelin, restaurando su título original pero nombrándose únicamente a sí mismo como autor.

Pese a que “Dazed and Confused” se convirtió en uno de los temas más famosos del repertorio de Led Zeppelin, Holmes prefirió no meterse en líos y dejar correr el tema. A fin de cuentas Led Zeppelin eran una de las bandas más poderosas del planeta y sus versiones en directo de 30 minutos de “Dazed” cada vez guardaban menos en común con su composición acústica original. No obstante, ante sus apuros económicos en la década de los ochenta, Holmes escribió una carta a los miembros de la banda pidiéndoles que revisaran los créditos para incluir su nombre y recibir al menos algún rendimiento, pero no obtuvo respuesta. Finalmente, en 2010 Holmes llevó a Page a un juicio en el que presentó su acta de copyright de 1967. Dos años después, ambas partes llegaron a un acuerdo y desde entonces los créditos de “Dazed and Condused” rezan “Jimmy Page (inspired by Jake Holmes)”.

2. “Babe I’m Gonna Leave You” – Anne Bredon, “Babe I’m Gonna Leave You”

Otra de las canciones incluidas en el debut de 1969 que levantó ampollas fue “Babe I’m Gonna Leave You”. La canción había sido compuesta por la cantante folk Anne Bredon a finales de los cincuenta y popularizada por Joan Baez en 1962. Jimmy Page llevaba tocándola desde sus días como músico de sesión a mediados de los sesenta y de hecho había llegado a grabar una versión junto a Stevie Winwood en 1968 que nunca llegó a editarse. No es de extrañar, por tanto, que su arreglo de “Babe I’m Gonna Leave You” fuera una de las canciones que el guitarrista le enseñó a Robert Plant en su primer encuentro en julio de 1968, ni que se convirtiera en uno de los primeros estandartes del repertorio de los primigenios Led Zeppelin.

El caso de “Babe I’m Gonna Leave You” no es tan sangrante como el de “Dazed and Confused” ya que en la época la autoría original del tema era bastante difusa. Ni siquiera Joan Baez tenía muy claro quién había compuesto la canción cuando la incluyó en su LP de 1962 In Concert, Part 1 por lo que inicialmente no le asignó ningún crédito compositivo. Esto hizo que mucha gente pensara que se trataba de un tema tradicional y fue así como se catalogó en las numerosas versiones que proliferaron a lo largo de los sesenta a manos de artistas como The Plebs, The Association y Mark Wynter. Jimmy Page respetó esta designación pero, como no podía ser de otra manera, aplicó una vuelta de tuerca para llevarse una porción del rédito del tema al incluir su nombre como arreglista. Así, los créditos de “Babe I’m Gonna Leave You” en Led Zeppelin rezaron “Traditional (Arranged by Jimmy Page)” hasta que en los años noventa Anne Bredon contactó con la banda y estos decidieron modificar la autoría no para cedérsela a la cantante sino para crear un crédito a tres en el que Page, Bredon y Robert Plant comparten la potestad sobre la canción.

3. “Since I’ve Been Loving You”: Moby Grape, “Never”

La desgarradora “Since I’ve Been Loving You” es quizá el momento álgido del tercer LP de Led Zeppelin, editado en octubre de 1970. Las filigranas blueseras de Jimmy Page y los angustiosos aullidos de Robert Plant siguen poniendo los pelos de punta más de cuatro décadas después, pero a quien con seguridad no le hicieron tanta gracia fue a Bob Mosley, el bajista de Moby Grape, quien había compuesto una canción prácticamente idéntica titulada “Never” que había sido incluída en el álbum de la banda de 1968 Grape Jam.

Las similitudes entre “Since I’ve Been Loving You” y “Never” no se limitan únicamente a una progresión de acordes sino que todo es surrealistamente igual: desde la cadencia a los dibujos guitarrísticos iniciales e incluso la letra (la de Mosley se abre con la líne “Working from eleven to seven every night” – Plant al menos tuvo la consideración de cambiar el orden de las horas…) Hay que admitir que la interpretación de Led Zeppelin se merienda a la original, pero eso no justifica el clarísimo plagio, que se hace aún más evidente considerando que en más de una ocasión Robert Plant se declaró un gran admirador de las bandas psicodélicas de San Francisco, entre ellas Moby Grape. Mosley nunca ha demandado a Led Zeppelin por la autoría del tema (atribuida a Page, Plant y John Paul Jones), quizá porque ya tenía bastante con lo suyo (Moby Grape fueron sin lugar a dudas uno de los grupos con peor fortuna de la historia del rock) pero ahí está la evidencia para quien quiera comprobarla.

4. “Stairway To Heaven”: Spirit, “Taurus”

Llegamos al caso que ha reabierto la polémica sobre el gusto de Led Zeppelin por lo ajeno y es que, efectivamente amigos, el gran himno del rock clásico también puede considerarse un plagio. Obviamente no toda la canción, que como bien sabemos atraviesa numerosos cambios a lo largo de sus ocho minutos de duración, pero los famosísimos arpegios iniciales están claramente tomados de “Taurus”, un tema instrumental incluido en el álbum de debut de 1968 de otra de esas bandas psicodélicas de la Costa Oeste que tanto admiraba Robert Plant: Spirit.

Como comentaba en la introducción, la similitud entre “Taurus” y “Stairway” no es ninguna revelación y se trata de un hecho contrastado desde hace años. El revuelo ocasionado esta semana se debe a que un juez de Los Ángeles ha decidido admitir a trámite una demanda presentada en 2014 para que un jurado decida si el difunto Randy California, guitarrista de Spirit y compañero de correrías musicales de Jimi Hendrix en sus primeros años pre-Experience, debe aparecer en los créditos de “Stairway To Heaven” junto a Page y Plant (pese a que ello no autorizaría a sus herederos a reclamar un solo céntimo de los más de 550 millones de dólares que la canción ha generado en concepto de royalties desde su aparición en el cuarto LP de Led Zeppelin en 1971).

Lo cierto es que Led Zeppelin telonearon a Spirit en una de sus primeras giras norteamericanas e incluso llegaron a versionar su canción “Fresh Garbage” (que abría su disco homónimo de 1968, el mismo en el que aparecía “Taurus”) en más de una ocasión. No sería de extrañar, por tanto, que Jimmy Page conociera el tema y se inspirara en él para la figura inicial de “Stairway”, más aun teniendo en cuenta su historial de préstamos. Eso no significa que haya que denigrar una de las grandes canciones de la historia del rock como un sucio plagio, pero tampoco estaría de más reconocer al bueno de Randy su aportación en la concepción de semejante clásico.

5. Led Zeppelin Took My Blues Away

Como bien señaló Homer Simpson, si tenemos que culpar a Jimmy Page de algo es del tremendo sableo al que sometió a los bluesmen que habían supuesto su mayor inspiración. Los grupos británicos llevaban inspirándose en los sonidos negros de la América profunda desde principios de los sesenta, versionando docenas de temas de blues y de hecho popularizando con su éxito una música que hasta entonces había sido denigrada en su país de origen. La principal diferencia estiva en que, mientras Rolling Stones, Beatles o Animals nunca vacilaron a la hora de acreditar a los autores originales de estas canciones, el simpático de Jimmy Page tomó la decisión de asignarse el mérito compositivo a sí mismo. Un título nuevo, un riff distinto, un par de cambios en la letra y listo: ya tenemos un nuevo clásico de Led Zeppelin.

La lista es extensa y, a pesar de que en un par de casos la banda se ha visto forzada a incluir a los viejos bluesmen que les “inspiraron” en los créditos (como en “Whole Lotta Love”, cuyo parecido con el “You Need Love” de Muddy Waters obligó a incluir al bueno de Muddy en la lista de autores junto a Page, Plant, Jones y John Bonham; o “The Lemon Song”, cuya potestad es compartida por el cuarteto y Chester Arthur Burnett, nombre original de Howlin’ Wolf, debido a la sospechosa similitud entre el tercer tema de Led Zeppelin II y “Killing Floor”) la mayoría de instancias de esta tendencia a apropiarse de lo ajeno siguen sin acreditar a sus creadores originales. Algunos ejemplos de esto son “Bring It On Home” (acreditada a Page y Plant pese al clarísimo parecido con el tema del mismo nombre de Sonny Boy Williamson), “In My Time Of Dying” (claramente una versión del “In My Time Of Dying” de Blind Willie Johnson que, sin embargo, figura a nombre de Page, Plant, Bonham y Jones) y “Nobody’s Fault But Mine” (otra composición de Blind Willie Johnson atribuida a Page y Plant), pero hay muchos más.

Para concluir, aquí tenéis las declaraciones con las que  Jimmy Page escurrió el bulto cuando le preguntaron por este tema en una entrevista para la revista Guitar Player en 1993:

Siempre intenté aportar algo fresco a cualquier cosa que utilizaba. Siempre me aseguraba de crear alguna variación. De hecho, creo que en la mayoría de casos ni siquiera podrías determinar cuál fue la fuente original. Quizá no en todos los casos – pero sí en la mayoría. Por tanto casi todas esas comparaciones se basan en las letras. Se suponía que Robert debía cambiar las letras, pero no siempre lo hizo – y eso es lo que trajo consigo la mayor parte de la aflicción. No podían pillarnos por las partes de guitarra o la música, pero nos cogieron por las letras. Aun así he de admitir que nos tomamos algunas libertades (risas)

jimmypage1

Ole tú, Jimmy

3 pensamientos en “Top 5: Plagios de Led Zeppelin

  1. caray a estas alturas de la película siguen con los líos, esto sí que es un culebrón rockero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s