Dead & Company: Weir, Kreutzmann, Hart y… ¿Mayer?

Dead & Company

Supuestamente Fare Thee Well iba a suponer el adiós definitivo de los Grateful Dead; el colofón final a medio siglo de historia tras el cual los cuatro miembros supervivientes seguirían haciendo música por su cuenta pero no volverían a actuar juntos de nuevo. Pues bien, apenas ha pasado un mes del último show de Chicago cuando ha saltado la noticia de que Bob Weir, Bill Kreutzmann y Mickey Hart preparan un nuevo proyecto.

Tras los conciertos de reunión, Kreutzmann fue el primero en asegurar que le gustaría seguir tocando junto a sus excompañeros, lo que hizo brotar numerosos rumores acerca de la posibilidad de nuevas fechas de los Dead y especulaciones sobre quién formaría parte de la banda ¿Volvería Trey Anastasio a cubrir el puesto de Jerry García? ¿Formaría Phil Lesh parte del proyecto dado que ha sido el más tajante de los cuatro al afirmar que no volvería a haber Grateful Dead tras Fare Thee Well? Pues bien, los peores presagios se han cumplido: Dead & Company es el nombre de la nueva banda de Weir, Kreutzmann y Hart. Sin Phil Lesh y ni más ni menos que con John Mayer a la guitarra.

La relación entre Bob Weir y John Mayer se inició el pasado mes de febrero cuando Weir acudió como invitado al Late Late Show de la cadena estadounidense CBS. Por entonces, el programa no contaba con un presentador fijo dado que su estrella durante diez años Craig Ferguson había abandonado su puesto en diciembre de 2014, y distintos personajes famosos se encargaban de llevar las riendas del show cada noche. El guest host cuando Weir fue al programa (su primera aparición pública después de la cancelación de todos sus conciertos por motivos de salud en agosto de 2014) no era otro que Mayer y juntos se sacaron del sombrero sendas versiones de “Truckin'” y “Althea” en clave de blues rock anodino de hilo de fondo de ascensor.

Por algún motivo que no alcanzo a comprender, Mayer le cayó en gracia a Bobby y desde entonces la pareja se ha hecho poco menos que inseparable. Acudieron juntos a la última edición de Coachella, el festival cool por excelencia de Estados Unidos, y Mayer se dejó ver entre el público de Fare Thee Well en Chicago (de hecho no descarto que su influencia tuviera algo que ver en la decisión de Weir de utilizar una Fender Stratocaster durante la mayor parte de los conciertos, una guitarra muy poco usual en él pero muy típica de Mayer). Bobby incluso le presentó a Mayer a Phil Lesh, que invitó al guitarrista a actuar con sus Friends en Terrapin Crossroads en junio para la recreación del mítico concierto de los Dead el 8 de mayo de 1977 en la Universidad de Cornell (todavía tengo pesadillas recordando el doloroso festival de onanismo pentatónico en el que Mayer transformó el solo final de “Morning Dew”…)

Toda esta actividad condujo a numerosos rumores que afirmaban que Weir podría contar con su nuevo mejor amigo para tocar la guitarra en una nueva formación de Ratdog, provocando sudores fríos a un gran porcentaje de la comunidad deadhead. Finalmente, la noticia ha resultado ser aún más terrorífica de lo que cabía esperar: Mayer será el encargado de calzarse las botas de Jerry García en la nueva aventura de los Core Four; una banda de la que también formaran parte el teclista Jeff Chimenti y el gran Oteil Burbridge (bajista de los geniales Aquarium Resque Unit y pieza clave en los últimos 15 años de los Allman Brothers).

Mayer Perry

John Mayer y Katy Perry entre el público de Fare Thee Well

Técnicamente John Mayer es un gran guitarrista, qué duda cabe, pero el problema radica en que proviene de un mundo totalmente distinto al de los Grateful Dead y su estilo de virtuosismo blues rockero pasado por el filtro del pop más comercial es diametralmente opuesto al de Jerry García. Hasta ahora las formaciones post-García de los Dead han contado con guitarristas muy dispares: Steve Kimock, Warren Haynes, John Scofield, Mark Karan, Jimmy Herring, John Kadlecik, Trey Anastasio… Músicos que proceden de trasfondos muy diferentes pero que comparten un gran respeto, amor y admiración por la música de los Grateful Dead y lo que esa banda representa. Mayer, sin embargo, ha llegado a asegurar que ni siquiera conocía a los Dead hasta 2011, cuando los escuchó por primera vez. Es innegable que, partiendo de esa base, el ganador de dos Grammys al mejor cantante pop del año no va a acercarse al cancionero de la banda con la misma pasión y reverencia que muestran otros jóvenes talentos vinculados al universo Dead como Neal Casal o Stu Allen.

Pero las quejas de los deadheads no se ciñen únicamente al ámbito musical, y es que Mayer es toda una celebrity en Estados Unidos. Su amoríos con actrices como Jennifer Aniston llevan años copando las portadas de las revistas del corazón y su imagen de guaperas millonario con ínfulas de súper estrella no parece encajar precisamente con el espíritu de los Grateful Dead. No hay más que ver alguna de las fotos que circulan por internet del guitarrista y su pareja actual, la mediatiquísima reina de las radio fórmulas Katy Perry, durante Fare Thee Well intentando mimetizarse con el público del Giants Stadium ataviados con sus mejores galas hippie chic, para darse cuenta de que este tipo está muy fuera de lugar en el ambiente Dead.

No obstante de poco van a servir nuestras quejas porque Dead & Company ya es toda una realidad. La banda se estrenará el próximo 31 de octubre con un show en el neoyorquino Madison Square Garden cuyo cartel también ha levantado alguna que otra ampolla (resulta cuanto menos sorprendente que el nombre de Mayer aparezca con el mismo tamaño que los de Bob Weir, Bill Kreutzmann y Mickey Hart mientras el de Jeff Chimenti, que lleva casi 20 años acompañando a los miembros de los Dead en sus distintas formaciones, está escrito en una fuente considerablemente más pequeña). Probablemente este primer concierto sea un pequeño aperitivo para una gran gira ya que se ha filtrado la noticia de que, en un inicio, Mike Gordon de Phish iba a ser quien se ocupara de suplir la vacante de Phil Lesh al bajo pero su apretado calendario le ha obligado a renunciar en favor de Oteil Burbridge. Esto sólo puede significar que la banda planea una actividad bastante intensa para los próximos meses, ya que si solamente pretendieran dar un par de conciertos aislados Gordon no hubiera tenido problema en participar.

Lo cierto es que la perspectiva de esta nueva formación de los Dead sin Phil Lesh (sin duda el que se encuentra musicalmente en mejor forma de los Core Four) y con John Mayer da bastante miedo y está suscitando una polémica bastante grande en las redes sociales (si el pobre Trey Anastasio ya tuvo que aguantar un montón de mierda del sector de deadheads más conservadores cuando se anunció su nombre para Fare Thee Well podéis haceros una idea de cómo ha sentado la elección de Mayer). Quién sabe, es posible que en unos meses tenga que tragarme mis palabras y rendirme a los pies de Mayer (a fin de cuentas con gente tan válida como Chimenti y Burbridge de por medio es complicado hacer algo mediocre) pero no puedo evitar pensar en ese precioso “Attics Of My Life” que cerró el último concierto de Fare Thee Well en Chicago. Con un final tan mágico y emotivo como ese para la historia de los Grateful Dead, ¿qué necesidad había de seguir adelante?

Weir Mayer

John Mayer y Bob Weir masacrando “Althea” en el Late Late Show

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s