The Almost Brothers Band – A Band of Roadies

Cover

Corre el verano de 1973 y los Allman Brothers son una de las bandas más grandes de América. Su último disco, Brothers and Sisters, ha alcanzado el primer puesto en el Billboard y el single “Ramblin’ Man” no para de sonar en emisoras de radio a lo largo de todo el país. No ha sido un camino fácil para los Allman, que han tenido que enfrentarse a la prematura muerte de dos de sus miembros fundadores, Duane Allman y Berry Oakley, pero su implacable tesón y su absoluta devoción por la música finalmente les han llevado a alcanzar la popularidad que merecen. La banda que hace cuatro años actuaba en locales sureños de mala muerte ahora llena recintos como el Madison Square Garden, el Forum de Los Ángeles o el RFK Stadium de Washington.

Al llegar a algunos de estos recintos, los fans de la banda de Georgia escuchan tocar a unos músicos que a menudo confunden con la banda contratada para abrir la noche. No se trata, sin embargo, de un grupo telonero, sino de los roadies de los Allman Brothers comprobando que todo está en orden para el concierto, aunque guiándose por lo bien que suenan nadie hubiera pensado que se trata de una mera prueba de sonido rutinaria. De estas improvisadas sesiones nacerá The Almost Brothers Band.

La relación entre los Allman Brothers y sus roadies había sido había muy estrecha desde los inicios de la banda. Los pipas eran una pieza fundamental dentro de esa familia dedicada a cumplir una misión de proporciones cuasi-religiosas mediante su música que había concebido Duane Allman, y su papel en esta comunidad de hermanos era casi tan importante como el de los seis miembros del grupo, que quisieron constatar este hecho al utilizar una fotografía de los roadies como contraportada del mítico At Fillmore East de 1971. La road crew de los Allman era célebre y temida a partes iguales por su desenfrenado comportamiento en la carretera, y sus demenciales aventuras eran material de leyenda, pero en la gira de 1973 demostraron que algunos de ellos tampoco se quedaban atrás en cuanto a proeza instrumental.

Ese año, el éxito masivo de Brothers and Sisters resulta ser un arma de doble filo para los Allman Brothers. Profundamente traumatizados por la crueldad de un destino que les había golpeado dos veces en apenas un año, los miembros de la banda responden a su nueva condición de superestrellas hundiéndose en sus propios egos y aislándose cada vez más los unos de los otros, diluyendo ese ideal de hermandad promovido por su difunto líder. Cuando algunos de los músicos empiezan a faltar a ensayos y a perderse pruebas de sonido, los roadies tienen que ocupar su lugar, sustituyendo a los miembros ausentes para que el resto de la banda pueda seguir adelante con sus menesteres. Pronto se forma un núcleo de cuatro pipas que empiezan a tocar juntos en sus ratos libres. Ellos son los técnicos de sonido Buddy Thornton y Mike Artz al bajo y la batería respectivamente, y los célebres ‘Twiggs’ Lyndon y Joseph ‘Red Dog’ Campbell, guitarra y batería. Según avanza 1973, cada vez es más común que la banda de los roadies y no los propios Allman Brothers se ocupe de las pruebas de sonido previas a los conciertos.

Red Dog, Twiggs, Buddy, Michael, Barry & Virginia

Red Dog Campbell, Twiggs Lyndon, Buddy Thornton, Mike Artz, Dave Cole y Virginia Speed

A principios de 1974, finalizada la gira y de vuelta en Macon, Georgia, los roadies siguen tocando juntos y reclutan a dos músicos locales, el guitarrista y cantante Dave ‘Trash’ Cole y la pianista Virginia Speed. El ahora sexteto empieza a ensayar en el loft de Willingham Cotton Mill que los Allman utilizan como almacén para su equipo y no tardan en empezar a ofrecer conciertos en bares de la zona. El primero de estos recitales tiene lugar en el Grant’s Lounge de Macon la víspera de la celebración del April’s Fool Day de 1974 y cuenta con la intervención de los miembros de los Allman Dickey Betts, Butch Trucks, Jaimoe y Chuck Leavell, que protagonizan una jam junto a sus amigos. Es el propio Leavell quien propone el divertido nombre para el grupo: The Almost Brothers Band.

Los conciertos de los Almost Brothers les ayudan a crearse una buena reputación y empiezan a ser una de las bandas más reconocidas de la escena local de Georgia, e incluso la revista Creem les dedica un artículo en agosto de 1975. Capricorn Records, el sello de los Allman, se interesa por ellos y les invita a grabar una demo en sus estudios ese mismo año. No obstante, la turbulenta separación de los Allman Brothers en 1976 precipita el final de la corta carrera de su banda hermana. Finalizado su compromiso con los padres del rock sureño, los roadies se ven obligados a buscarse la vida por su cuenta y los Almost Brothers se embarcan en caminos separados.

En 2010, Buddy Thornton y Dave Cole protagonizan una pequeña reunión junto a invitados como Chuck Leavell y Randall Bramlett durante el homenaje póstumo a Red Dog en el Cox Capitol Theatre de Macon. Por entonces, una banda de versiones de rock sureño de Chicago se ha apropiado del nombre The Almost Brothers Band, pero la experiencia de volver a actuar junto a Cole hace que Thornton decida recuperar y restaurar las demos que grabaron juntos en 1975.

Twiggs

Twiggs Lyndon muestra su tatuaje con la cara de su amigo Duane Allman

Ahora, tras casi cuatro décadas almacenadas en un cajón, por fin podemos disfrutar de las grabaciones de The Almost Brothers Band, que se han editado online a través de cdbaby.com bajo el título A Band of Roadies y acompañado de un bonito texto de Chuck Leavell en el que el pianista asegura que los pipas de los Allman eran “recognized by our peers and theirs as the best road crew in the world”. Pese a los esfuerzos de Thornton, que se ha afanado en conseguir la mejor calidad posible a partir de las cintas de dos pistas originales, el sonido no es óptimo y varios de los temas no están completos y se cortan abruptamente antes de llegar al final, pero pese a ello A Band of Brothers supone una escucha más que grata para cualquier fan de la saga Allman.

Claramente, los Allman Brothers suponen la influencia principal para sus hermanos menores, que cabalgan la paleta sónica de los de Macon en torno a la época de Brothers and Sisters: blues apasionado, boogie rock sureño, toques de country y jams instrumentales en clave modal. Los Almost se asemejan a los Allman incluso en su manera de tocar, con Buddy Thornton extrayendo un tono percutivo de su bajo muy similar al sonido de Lamar Williams, Virginia Speed recreando el estilo de piano de honky tonk de Chuck Leavell (ni rastro del cálido tono del Hammond B-3 de Gregg Allman, no obstante), y la doble batería de Red Dog y Artz inevitablemente evocando el trabajo de Jaimoe y Butch Trucks (aunque con un resultado menos apabullante, todo sea dicho). Sin embargo, el que destaca por encima de los demás es Twiggs, que se destapa como un gran guitarrista muy deudor del estilo de Dickey Betts (las líneas ascendentes de “Stepping Out” o el solo doblado de “Is It Wrong” son puro Dickey), quien le regaló la guitarra modelo Barney Kessel que utiliza a lo largo del disco.

A Band of Roadies está compuesto por fragmentos, ideas para canciones y jams más que por composiciones completamente desarrolladas. A parte de las versiones de “Driving Wheel” de Junior Parker, “Drifting” de Charles Brown y el estándar “Fever”, lo más parecido a un tema cerrado que aparece en el disco es “Is It Wrong”, una luminosa balada de alegre cadencia y aires country adornada por bonitas armonías vocales y toques de pedal steel que se asemeja en espíritu a los Allman Brothers de “Blue Sky” o “Ramblin’ Man”. Es una lástima que la grabación se corte tras cuatro minutos porque se trata de una gran canción y muestra el potencial de los Almost Brothers Band si hubieran seguido adelante facturando más temas en esta línea.

Pese a ello, quizá lo más interesante del disco son los temas instrumentales que ponen de manifiesto la profunda influencia de composiciones de Dickey Betts como “In Memory of Elizabeth Reed” o “Jessica”. Estas canciones muestran las posibilidades y el talento instrumental de la banda, improvisando y dejándose llevar, haciendo música por el mero placer de tocar juntos y divertirse, sin presiones ni obligaciones contractuales. “Knurled Knob” destaca por su ritmo jazzístico y los enrevesados solos de guitarra de Twiggs, “Compactor” exhibe unos aires latinos y arreglos de percusión que la emparentan con los primeros discos de Santana, y “Complicated Shoes” y “Rainbow Chase” suponen vehículos para que el piano de Virginia Speed y la guitarra de Twiggs se enfrenten a través de cambiantes pasajes que abarcan desde sonidos puramente californianos a lo Steely Dan hasta texturas psicodélicas y aires prácticamente funkyosos, poniendo de manifiesto la notable capacidad instrumental de toda la banda.

Twiggs Virginia Mike Dave Red Dog Buddy

De pie: Twigss Lyndon, Virginia Speed y Mike Artz. Sentados: Dave Cole, Red Dog Campbell y Buddy Thornton.

A Band of Roadies no deja de ser una curiosidad divertida para fans de los Allman Brothers. Su escucha no cambiará la vida de nadie pero es una agradable manera de pasar 36 minutos, recordando una bonita historia acerca de una época en la que la música realmente era un estilo de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s